lunes

LA ESCUELA EN EL 2018



Fahrenheit 451 es una novela escrita por Ray Bradbury (1953), llevada al cine en una prodigiosa adaptación cinemátografica por François Truffaut (1966). 
 El título de la obra alude a la temperatura a la que arde el papel.




En esta obra, ambientada en un futuro hipotético ¿más allá de 1990? los bomberos ya no se dedican a apagar incendios, sino a quemar libros, pues la libre difusión del pensamiento, la libertad de expresión y el criterio propio deben ser perseguidos, ya que lo único que han conseguido a lo largo de los siglos es hacer infeliz al hombre. Las personas son desgraciadas cuando piensan por sí mismas, cuando reflexionan, cuando no siguen el dictado del abanderado de turno o de las modas. El ser humano está carcomido por la angustia y el sufrimiento cuando lee.
Bien, habrá que crear un sociedad sin libros.

La resistencia estará formada por los "hombres-libro", personas que en la  clandestinidad se aprenden los libros de memoria.

Aquí encontrarás mucho más detalles: http://es.wikipedia.org/wiki/Fahrenheit_451

 


¡Ah! Por cierto, entretejida en esta trama negra de la persecución del pensamiento, encontramos una maravillosa historia de amor






Un momento terrible: esta mujer no huye del incendio de su biblioteca. Sus ideales morirían con ella.








¡Ah! Lamento especialmente este momento por el profesor
Pedro Ojeda. Por cierto, he aquí un paralelismo 
con la escena de la quema de libros en El Quijote.









¿Tendremos que convertirnos en la resistencia ante el totalitarismo como hombres-libro?

Desde luego podríamos calificar de visionario a Ray Bradbury. 

Siempre he pensado que la intolerancia más terrible es aquella que viene vestida de permisividad y libertad.

Parece que haya tantos momentos de «Panem et circenses» («Pan y circo») que mientras la gran masa de población tenga sus necesidades básicas cubiertas y sus momentos de diversión de baja, muy baja calidad, no se necesiten más reflexiones, ni emociones, ni dolores.




El Index librorum prohibitorum et expurgatorum: "Índice de libros prohibidos", es una lista de aquellas publicaciones que la Iglesia Católica catalogó como libros perniciosos para la fe.

Fue creado en 1559 por la Sagrada Congregación de la Inquisión de la Iglesia Católica Romana.
El Index contenía nombres de autores cuyas obras estaban prohibidas en su totalidad, obras aisladas de otros autores o anónimas y también un detallado repertorio de los capítulos, páginas o líneas que debían ser cortados o tachados. El propósito de esta lista era prevenir la lectura de libros o trabajos inmorales que contuvieran errores teológicos o morales, y prevenir la corrupción de los fieles. La última edición data de 1948 y, aunque se siguieron incorporando títulos hasta 1961, una provisión de 1966 decretó que no se siguiera renovando.






Muchos libros fueron quemados por los nazis el 10 de mayo de 1933. Parece que en Berlín ardieron 20.000 obras.







Me ha gustado recordar Fahrenheit 451. Sí, quizás el papel y el lápiz sean instrumentos revolucionarios.

29 comentarios:

Bletisa dijo...

Siempre será considerada la información, la herencia de pensamiento recibida de los libros, como un peligro por aquellos que pretenden "nuestro bien" ostentado su verdad cómo banderas.
Lo es también sin duda para la salud mental de los individuos porque nos hace libres y la libertad nos crea conflictos que pocas veces podemos resolver.
¡Benditos conflicos! aunque nos duelan cómo clavos ardiendo.

Mayteღ dijo...

Me has recordado también con esta maravillosa escena de la mujer en sus libros muriendo con sus ideas, el libro de Manuel Alfaragua, que me regalo alguien especial.

Gracias por estos regalos...por estos momentos.

Besiños.

Merche Pallarés dijo...

"La intolerancia más terrible es aquella que viene vestida de permisividad y libertad" ¡Cuán cierto, querida amiga! Siempre ha habido momentos en la historia que los libros han sido quemados, si no recuerdo mal en los 60/70 ya los ultras los quemaban en España. El pensamiento libre es un arma letal para los "podridosos". Besotes, M.

spok dijo...

El miedo del tirano banderas de turno, es siempre ver socavada su autoridad y su máxima aspiración, el pensamiento único. ¿Que es mas poderosa la pluma o la espada?

Gracias Elena por tu enciclopédico conocimiento.

Besos y salu2.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Amiga Elena, Querida Elena,

Este libro que nos presentas ahora, Fahrenheit 451, es de lo más interesante que se pueda leer. Es una especie de premonición o profecía, hecha con bastante antelación, de la situación actual y de lo que pretenden la mayoría, por no decir todos, los planes de Estudio que se han impuesto a partir de la maldita LOGSE.

En efecto, lo que salen ahora de nuestras Universidades e Institutos, en su gran mayoría y con todas las excepciones que procedan, son rebaños o manadas de analfabetos sin sentido crítico. Las Ciencias, las mal llamadas Ciencias se están imponiendo a las Humanidades y cada vez hay menos personas que sean críticas ante determinadas situaciones. Éste es el objetivo del Capitalismo salvaje que se ha impuesto últimamente en nuestro país, y en los de nuestro entorno. Ya no hace falta ningún Índice de libros prohibidos, porque es bien poco lo que se lee. Quizá hubiera que prohibir ciertas Televisiones que destrozan el Idioma y anulan el Sentido crítico y el Razonamiento.

Y es que lo que pasa es que a los Empresarios les interesan más robots humanos que hagan mecánicamente ciertos trabajos, sin que se cuestionen nada: que trabajen como auténticos esclavos.Y ya estamos viendo los resultados: no hay en Occidente Economía que se resista. Hay unos cuantos elegidos que son los que realmente piensan y ellos son los propietarios de toda la riqueza que se genera y manipulan a todo el resto, prescindiendo de su condición de seres racionales.

¿No te has fijado tú en la cantidad de Licenciados o Licenciadas que salen de nuestras Universidades, con su Master, su Tesina, sus Cursillos, y todo lo que tú quieras, y luego no han sido capaces de leerse a ninguno de los Clásicos, a ninguno de los Grandes? Y no me estoy refiriendo a los Clásicos Greco-Latinos, sino a los Clásicos de la Lengua Castellana, o a los Clásicos del Pensamiento de Occidente. ¿Cuántos de ellos serían capaces de hablar media hora seguida, sin apuntes ni papeles, de Cervantes, de Lope de Vega, de Quevedo, de Góngora, de Hegel, de Kant, de Marx, o de cualesquiera otros? Eso sí: son capaces de saberse la alineación de cualquier equipo de fútbol en cualquier partido.

Ya, ahora, no hace falta quemar los libros, ni siquiera prohibirlos: lo único que se puede hacer con ellos por parte de muchos es simplemente quitarles el polvo. Lo de la lectura meditada y razonada pertenece a tiempos pasados.

La situación actual de la Enseñanza es un desastre, salvándose de ese desastre sólo unos pocos, que son los que tienen el Poder y también el dinero, ellos o sus amigos.

Te envío un gran abrazo, amiga Elena.

Antonio

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Yo ya he comenzado a aprender de memoria El Quijote. Por si acaso.

Lozzano dijo...

Quemar libros es quemar pensamiento y cultura. Y quemar cultura supone intentar evitar el cuestionamiento del poder en definitiva. Aún así, la tolerancia implica también que debamos respetar aquella cultura u opinión que va en contra de la nuestra. Jamás deberíamos quemar ni siquiera el detestable 'Mein Kampf', aún a riesgo de que alguien lo reivindique y le de un valor equivocado.

Con ello quiero decir que esta excelente obra literaria de Ray Bradbury y su magnífica transcripción cinematográfica tiene una segunda lectura: no sólo no hay que quemar aquéllos libros que ayudan a evolucionar al ser humano frente al poder ilegítimo en todos los sentidos sino aquéllos que hacen lo contrario. Al final sólo debe primar la libertad.

Lozzano dijo...

Donde digo "sino aquéllos que hacen lo contrario" quise decir "sino TAMPOCO aquéllos que hacen lo contario".
Un fuerte abrazo.

TriniReina dijo...

Recuerdo que vi esta pelicula, cuando recientemente había descubierto la pasión por la lectura, el amor por los libros. Lo cierto es que sufrí mucho viéndola y eso que aún era una "mica" que no entendía demasiado de la trama.

No sé si revolucionarios, pero sí salvadores de espíritus,claro que, espiritus hay de tantos tipos...

Besos

La sonrisa de Hiperión dijo...

Encantador blog el tuyo, un placer haberme pasado por tu espacio.

Saludos y un abrazo.

sanamia dijo...

Que tema la quema de libros!!!!!!Muy buena entrada :)

PACO HIDALGO dijo...

Quemando libros: ¿podría ser la profesión de los bomberos? Ray Bradbury se hace esta prgunta en este película que es toda una metáfora de la incivilización (está bien dicho) ¿Hay algo más aberrante? Pero es real, fue real. Los más necios lo hicieron: los nazis quemaron libros sobre el cubismo creyendo que hablaban del comunismo en cuba. Entrada muy necesaria apta para la más profunda reflexión. Saludos cordiales.

Jorge V. dijo...

Un tema apasionante donde la quema de libros es sólo la forma de representar nefastas ideologías y de poder.
Interesante blog, me pasaré.
Un saludo.

LUGAR DE PAZ - dijo...

feliz navidad y muy buen post el que tienes saudos

Old Nick dijo...

¡Terribles Tiempos Estos en que SE REPITEN Y DE VERAS,-Sin PUBLICIDAD o Con NOTICIAS SESGADAS-, Las Persecuciones de la Policia del Pensamiento, Antaño llamada Inquisición Ortodoxa, Amiga Mía!
Si Dudáis de lo que os Digo, Sabed que en Pleno Siglo XXI y en una Ciudad que Presume de Abierta y Cosmopolita,-BARCELONA-, los Muy DEMOCRÁTICOS Gobernantes/Mangantes y sus Lacayos Leguleyeros/as, Han ENCARCELADO "ILEGAL e INCONSTITUCIONALMENTE" a Un Editor y Librero.
Pedro Varela Geiss y Además le "HAN REQUISADO Y QUEMADO MILES DE LIBROS" QUE CUESTIONABAN MITOS Y VERDADES OFICIALES "MOLESTAS Y PELIGROSAS" POR EVIDENCIAR O CUESTIONAR "HISTÓRICAMENTE" LAS MISMAS...
Ese es Su DELITO. Vender LIBROS HISTÓRICOS "REVISIONISTAS".
Una "VERDAD" Que hay Que Imponer a Golpe de Multas, Persecución y GOLPES DE LEY, Es Tan CUESTIONABLE COMO LA MALA FE Y LA CRETINEZ DE LOS QUE LA REPITEN E IMPONEN.

Saludos y ¡¡RIAU RIAU!!

Romek Dubczek dijo...

Ahora no queman libros pero el monopolio de la literatura parece que lo tienen aquellos a los que escribir les importa menos que la fama inmediata. La gente entregada a la literatura, de alguna manera, es marginada. Las letras han pasado a ser un producto de masas tal que han tenido que rebajar el nivel literario para ponerse a la altura del gran publico.
Gracias por hacerte miembro de mi blog. Es un honor para mi.
Un abrazo y feliz año nuevo :)

Ignacio Bermejo dijo...

Pero qué interesantísimo artículo. Gracias por compartirlo. He aprendido muchas cosas.

Romek Dubczek dijo...

Me encantó la adaptación de Truffaut. Un buen post.
Un abrazo

Natàlia Tàrraco dijo...

ELENA mía, dulcísima amiga ¿cómo he podido estar tan ciega a este blog tuyo? Perdóname, vengo aquí desde Antonio, le doy gracias al amigo.
Aquí me tendrás, en este hospital de palabras que abres con un acertadísimo, delirante y surrealista Arcimboldo. Me arrulla la voz triste y sensible, abatida de Paco y sus canciones repletas de poemas sublimes, luego Serrat con Machado...Ayyyy Elena, se está bien en este hospital, nos cuidas y nos regalas tus intensísimas reflexiones. Repito, disculpas.

Quemar libros ha sido la rábia del poder impotente y del fanatismo que teme a lo escrito y odia la cultura, ama la supina ignorancia. Arden las letras indefensas en el punto Fahrenheit, pero no arden, insisten, renacen, vuelan y quedan.
Besitoooo muy cariñoso, aquí estaré a tu vera.

don vito andolina dijo...

Hola,bello blog,preciosas entradas,si te gusta la palabra en el tiempo, la poesía,te invito al mio,será un placer,es,
http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
gracias, buena tarde, besos múltiples...

Molly dijo...

Qué ilusión me ha hecho esta entrada, este es uno de mis libros favoritos.

Creo que tienes un blog bien interesante, lo he descubierto a través del de mi profesora de Griego, y ahora le estoy agradecida.

¡Saludos!

Recomenzar dijo...

Maravilloso blog

El titán dijo...

Una breve reflexión que no es mia y la hizo un intelectual alemán al calor de la hoguera de libros nazi "donde primero se queman libros, después se quemarán personas"

ángel dijo...

Gracias por evocarme esta película inquietante.

Un gusto llegar de la mano de Strauss a tu espacio.


Saludos...

M. dijo...

La destrucción de libros es uno de los grandes dramas de la humanidad. Porque ¿puede haber una muestra mayor de intransigencia que quemar un libro?
Ví la película hace muchos años y me encantó y hace poco leí un libro que quizás sea la mayor referencia sobre este asunto en lengua castellana (por si a alguien le interesa: "Historia universal de la destrucción de libros" de Fernando Báez, editorial Destino.
Tienes un blog interesantísimo.
Un saludo desde Barcelona.

Alejandra Sotelo Faderland dijo...

A mi supongo que me perseguirian a muerte por todos los libros que devoro; historicamente gaste mas dinero en libros que en ropa u otras cosas, no creo que en un mundo asi fuera muy apreciada.

anabel1 dijo...

Vi esta película cuando tenia aproximadamente doce o trece años, recuerdo que por las noches me colaba en el cuarto de invitados cuando no había invitados, jejeje y veía un programa que se llamaba la clave, lo hacia a escondidas claro, no tenia edad... la película en concreto me impacto... un saludo

Manuel dijo...

Los libros son puertas a otros mundos... te permiten comunicarte a través del tiempo y del espacio...

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

...es un placer leerte ELENA,recibe mis saludos y admiració desde mis Horas Rotas.

j,r,s,

Por si quieres enlazar este blog:

BannerFans.com

Mi otro blog

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *